Volkswagen Magazine

»A la gente le encanta provocar una reacción con un gesto«

Moritz Neugebauer, ingeniero de Desarrollo

Pantalla grande

Más grande, nítida y con más color, la pantalla de alta resolución del Golf R Touch es la gran protagonista. Controla el centro de infotenimiento, donde se muestran desde los ajustes del auto hasta la navegación, el teléfono o la música. Pero lo más increíble es que por medio de un sensor de proximidad, reconoce los gestos que el conductor realiza frente a la pantalla. Por ejemplo, deslizando la mano de derecha a izquierda se puede seleccionar la música. Con sus 32.5 centímetros (12.8 pulgadas), la pantalla es casi tan grande como un iPad Pro® y, al igual que éste, su interfaz de usuario es totalmente personalizable. El conductor decide el fondo de la misma, si debe mostrar la lista de reproducción musical o información sobre el tiempo, también puede representar el auto en su totalidad en la pantalla y controlarlo mediante señas.

Iluminación

El Golf R Touch no tiene algún botón convencional, en su lugar, hay sensores de proximidad que reconocen los gestos del conductor. La luz se enciende pasando la mano hacia arriba por delante del sensor (superficie circular en la imagen), y se apaga deslizándola hacia abajo. Nuevamente al tocar el área del sensor aparecerán diferentes ajustes en la pantalla para una configuración precisa.

Techo corredizo

El botón para abrir y cerrar el techo corredizo también desaparece; ahora solo basta un movimiento hacia atrás con la mano del Ingeniero de Desarrollo, Moritz Neugebauer, para abrirlo. Con el mismo gesto, pero en dirección al parabrisas, lo vuelve a cerrar. Los ajustes del techo corredizo se configuran del mismo modo que los de las ventanillas o la iluminación. Con un ligero toque al sensor aparecen en la pantalla táctil otras opciones para una configuración perfecta.

Ventanas

Las ventanas también se controlan fácilmente con un gesto, basta un simple toque de la superficie redonda e iluminada del sensor para tener acceso al menú de selección en la pantalla principal.

Centro de control

En la parte inferior de la consola central se ubica el centro de control, es una pantalla de 20 centímetros (ocho pulgadas) con una resolución de 800 x 480 pixeles mediante la cual se maneja el climatizador, la biblioteca multimedia y las funciones del vehículo, ya sea mediante controles táctiles o por gestos. Otra cámara montada en el módulo del techo reconoce los movimientos de los dedos en cuanto se acercan a la pantalla.

Cámara

En el módulo del techo se encuentra la cámara inteligente que se activa al acercar la mano a la pantalla, ésta reconoce con exactitud los gestos que el conductor realiza frente a ella.

Asientos

A menudo resulta difícil encontrar los botones situados en los sillones y esto nos puede distraer. En el Golf R Touch se ha solucionado el problema: los sensores del sistema de proximidad detectan las manos en cuanto se acercan y tocando levemente la superficie, aparecerán en la pantalla diferentes opciones para configurar el asiento.

Botones

Los botones en el volante del Golf R Touch no tienen costuras alrededor, esto le da al conductor una nueva retroalimentación dactilar. Si el automovilista coloca un dedo sobre el botón, éste “cliqueará” suavemente, como un mouse.

El principio de los tres dedos

Adiós control ordinario, bienvenida barra deslizante multitouch. Una palanca en acabado negro piano debajo del display es el nuevo y delicado elemento de control. En medio de ella hay una delgada ranura para guiar los dedos y facilitar la operación.

Así funciona la operación de los tres dedos:

Un dedo:

el índice ajusta el volumen del audio.

Dos dedos:

escogemos el sonido perfecto de navegación.

Tres dedos:

regulamos el volumen del teléfono.

»Algunas cosas se controlan mejor con un gesto que con un botón«

El Ingeniero de Desarrollo, Moritz Neugebauer es el responsable del puesto de conducción del futuro. El trabajo de su equipo de cinco personas se centra particularmente en el control intuitivo en el auto, es decir, en la interacción entre función, botón y pantalla. El objetivo principal es ofrecer al conductor una experiencia de manejo aún más segura y sensitiva.

Sr. Neugebauer, en el Golf R Touch se pueden manejar muchas funciones no solo a través de la pantalla, sino por control gestual. ¿De dónde surge la idea del control por gestos?
Del mercado de la electrónica. Las consolas de juego nos han mostrado cómo controlar con gestos, y éstas a su vez han seguido otras, sucesivamente. A la gente le gusta provocar una reacción con una mueca o un movimiento de la mano, nosotros transferimos ese entusiasmo al Golf R Touch. Con un simple gesto puedo ajustar la iluminación, regular el espejo retrovisor o abrir el techo corredizo. Las funciones principales se controlan mediante diferentes movimientos de la mano y en pantallas táctiles.

¿En el futuro, habrá vehículos sin botones?
No, en absoluto. Pero nos hemos dado cuenta que el número de botones de un auto debería ser limitado. Además, tienen que ser de fácil acceso y manejo; un automóvil no debe parecer la cabina de mando de un avión, ya que esto nos distraería mucho del tránsito.

Entonces, ¿para qué los gestos?
Nuestras investigaciones muestran que algunas funciones se controlan más cómodamente con un gesto que con un botón. Imagina que vas por una carretera y suena una canción que no te agrada. Actualmente, hay que apartar la vista del camino para buscar el botón correcto. Con el control por gestos, tus ojos se mantienen en la carretera y con un solo movimiento de la mano sonará la siguiente melodía, así de fácil.

¿Qué pasa si necesito ajustar la configuración de la iluminación o del espejo exterior?
Entonces, hay que tocar ligeramente la superficie redonda e iluminada del sensor y en la pantalla central aparecerán las funciones. Allí puedes modificar los ajustes a detalle.

¿En qué momento es mejor sustituir un botón por un gesto?
Actualmente pensamos que no tiene sentido. Volkswagen ofrece a sus clientes distintas posibilidades de manejo, por ejemplo botón y gesto, ya que puede suceder que un conductor no esté en condiciones físicas para realizar los guiños. Este tipo de cosas se deben tener en cuenta, pero la mayoría de las personas aprenderán a valorar el control gesticular, ¡de eso estoy convencido!