Volkswagen Magazine

»UN POCO DE PRESIÓN, EN DEFINITIVA, PUEDE MEJORAR MI RENDIMIENTO.«

Jari-Matti Latvala, subcampeón del WRC, piloto de Volkswagen Motorsport.

Izquierda: Latvala (izquierda) Sébastien Ogier (derecha) y el Director de Deporte Motor de Volkswagen Jost Capito, (al centro) celebran su triple victoria en el Rallye Deutschland del 2015.

En 2015, el deseo de ganar de parte de Jari-Matti Latvala se dejó ver de nuevo. Viajemos a San Marino, sede de un legendario rally donde los héroes del pasado y el presente se ven las caras para competir en autos antiguos y modernos como si no hubiera un mañana, en etapas especiales llenas de delirantes fanáticos. El piloto finlandés más rápido en la actualidad, Jari-Matti Latvala, se encuentra bromeando en la carpa de servicio de Volkswagen con icónicos pilotos como Juha Kankkunen y Markku Alén, sobre quién será el más rápido en determinadas etapas, aunque ya es tiempo de ponerse serios. De camino a la arrancada, Latvala ya domó el motor, ha desgarrado las velocidades y ya cocinó los neumáticos. Un comportamiento temerario que un auto normal apenas hubiera sobrevivido. Justo antes de comenzar, se concentra de manera poco usual, golpeándose una, dos veces en el pecho, deseando más que nada dar un buen show a las decenas de miles de aficionados que se dieron cita, y también, para no ser más lento que alguien más.

Latvala, piloto de Volkswagen y subcampeón del WRC en 2015, puede poner el auto de costado tan fácil como caminar. Su padre, Jari, también fue piloto de rallies en la década de 1980. “Nunca tuvo el apoyo financiero para convertirse en piloto profesional”, dice Jari-Matti. “Pero eso fue lo que me dio a mí”. El pequeño Jarppa (el apodo de Jari-Matti en la escuela) de tan solo cuatro años de edad, se sentó al volante del Ford Escort de su padre con pedales especialmente modificados y grandes cojines en sus espaldas, y así manejó sus primeras vueltas en los terrenos de una compañía de autos de trabajo pesado que le pertenecía a sus padres, en la ciudad finlandesa de Tuuri, al suroeste del país. A la tierna edad de nueve años, se acomodó en el volante de su primer auto de carreras, un Sunbeam Avenger. Aún lo tiene en su pequeño y privado museo, el “JM-Rally Parc Fermé” en Tuuri, el cual abre al público en verano. El museo también hospeda sus otros siete autos, incluyendo un Toyota Corolla Rally 1986 (“el cual manejé cuando tenía 16 años, ganando 24 de 26 eventos con él”). También tiene tres autos que son de su padre, incluyendo el Mitsubishi Lancer Evo III Acropolis (1996) de la leyenda del rallismo, Tommi Makinen.

Latvala tiene dos ídolos muy especiales: Henri Toivonen, quien murió en un accidente en 1986, y el anteriormente mencionado Juha Kankkunen, ¿por qué ellos dos? Cuando Latvala obtuvo el Avenger, se le dijo que era originalmente de Toivonen. El joven Jari-Matti realizó algo de investigación y encontró que a pesar de que el auto no había sido de Toivonen, éste si era muy brillante. Latvala está inmensamente fascinado por la película “Henri Toivonen – La Leyenda”. Luego, cuando Juha Kankkunen ganó el campeonato mundial por cuarta ocasión en 1993 y aparecía constantemente en la televisión en la Finlandia lunática por los rallies, el chico de Töysä se quedó totalmente prendido. No había ya duda de que sería un piloto de rallies. Y uno que sabe lo que hace.

En 2001, a los 16 años, compitió en su primer rally, en la categoría finlandesa de rally sprint. En 2002 se convirtió en piloto profesional al conducir un Mitsubishi Lancer en el Rally de Gran Bretaña. En 2003 ganó el campeonato nacional de Rallies de Estonia con Miikka Anttila como copiloto, además de hacer algunas competencias tanto en el Grupo N como en el Junior WRC. También tuvo oportunidad de manejar el Ford Focus WRC. En 2006 compitió en 11 rallies del campeonato mundial, la mayoría de ellos conduciendo un Subaru Impreza WRX STI. Un año después, en 2007, aseguró su primer podio dentro del campeonato al terminar tercero en el Rally de Irlanda con un Ford del equipo privado Stobart. Después se uniría al equipo de fábrica de Ford como sucesor de Marcus Grönholm.

»EL PELIGRO PRÁCTICAMENTE ESTÁ PRESENTE EN TODO LO QUE HACES.«

Jari-Matti Latvala

»SOMOS MÁS AMIGOS QUE COEQUIPEROS.EVITAMOS PELEAR.«

Miikka Anttila, copiloto de Latvala

Latvala y su copiloto Anttila ganaron el rally más rápido de todos los tiempos en Finlandia, 2015.

Pero como no hay carreras sin baches, Latvala tuvo sus momentos de mucha ambición. La temporada 2008 fue buena (ganó su primer evento en el WRC, al triunfar en el Rally de Suecia), pero en 2009, a bordo de su Ford tuvo varios despistes, incluso algunos espectaculares. Como resultado fue relegado en 2010 a segundo piloto detrás de Mikko Hirvonen y se le pidió que manejara despacio para no quitarle puntos a su coequipero. Eso le puso menos exigencia, lo cual le ayudó a madurar.

La presión es una espada de dos filos para Latvala. “Un poco de presión, en definitiva, puede mejorar mi rendimiento”, menciona, resumiendo su temporada 2015. Chocó su auto en la última etapa especial del Rally de Polonia. “Seguía el Rally de Finlandia y sabía muy bien que los finlandeses querían un triunfo de uno de su país”, lo cual Latvala cumplió a la perfección. “Mucha presión, por el otro lado, me pone nervioso. Eso nos puede orillar a cometer errores”.

EL HOMBRE DETRÁS DEL VOLANTE

Jari-Matti Latvala nació el 3 de abril de 1985 en Töysä, Finlandia, y es hijo del piloto de rallies, Jari Latvala. Luego de entrenar con su padre, ganó el Rally de Suecia en 2008 a la edad de 22 años y, con ello, es el piloto más joven en ganar ese rally en la historia. 

En 2010 fue subcampeón del WRC por primera vez, detrás de Sébastien Loeb. Ha sido desde entonces un contendiente importante: Cuarto lugar en 2011, tercero en 2012 y 2013, y ya como integrante del equipo de Volkswagen con el Polo R WRC, ha quedado subcampeón en 2014 y 2015.

Sus hobbies incluyen el karting, hacer snow mobile, trotar y esquiar al aire libre. En su vida privada ama la limpieza, el orden y la buena organización, así es que está contento de encontrar esto último en su vida profesional con el equipo Volkswagen . Latvala, quien vive en Montecarlo, es soltero, y menciona que cualquier pensamiento acerca de comenzar una familia está archivado hasta que su carrera en los rallies se termine.

No hay nada de malo en tener una idea precisa de tus virtudes y debilidades. Y para finalmente llevarse el escalón más alto del podio al término de la temporada, él desea ajustar su vida privada un poco más y analizar las grabaciones de televisión de las etapas súper especiales del WRC del año pasado a detalle, además de querer ser más consistente en cómo conduce. Quizá ser un poco menos combativo en ciertos tramos sobre piso resbaloso e incluso ir más descansado a los rallies. Por último, ser menos agresivo en su autocrítica. “Me han dicho algunas veces que solo maneje el auto y no piense mucho”.

Una de sus grandes virtudes es el extenso conocimiento y comprensión de la tecnología. Además, puede sentir mejor que muchos los pequeños cambios del comportamiento del auto, lo cual es altamente invaluable en los esfuerzos por desarrollar aún más el Polo R WRC. Se sabe a salvo en las etapas especiales más rápidas, además de que no le pierde respeto a los tramos que necesitan mucha maña. Uno de estos trechos está justo al inicio de la temporada en el Col de Turini del Rally Montecarlo. “Arranca a una altitud de 1,600 metros y luego subimos hasta los 2,000. Puede estar seco, mojado o con hielo, y también haber niebla, nieve o lluvia. Luego hay un gran descenso desde la punta”, dice pensativo. ¿Tiene el temor un rol en esto? El piloto lo descarta. “El peligro está presente en prácticamente todo lo que haces”, menciona, “pero el equipo ha construido un gran auto y me siento muy seguro en el Polo de rallies”

Latvala tiene también mucho respeto por los demás colegas. Es el caso de su gran rival y compañero de equipo Sébastien Ogier, quien se coronó de nuevo el año pasado. “Nos respetamos mutuamente”, dice Latvala, simplemente. Se encuentran en los rallies pero nada más. La situación es distinta con su copiloto Miikka Anttila, con quien lleva trabajando desde hace mucho tiempo y, además, es finlandés. “Somos más amigos que compañeros de equipo”, dice Anttila. “A veces nos hablamos por teléfono, nos vamos a ver partidos de hockey juntos y evitamos tener peleas”. Agrega, sin embargo, que “de manera privada nunca hablamos acerca de cualquier sueño que no sea relacionado al trabajo”. Lo único que realmente le molesta de Latvala es que siempre es muy honesto con todos

Rally Francia WRC en 2015: Latvala y Anttila ganan el turbulento Tour de Corse.

Pero ni siquiera Anttila puede criticar de verdad la forma honesta y abierta en que Latvala interactúa con sus fans. Latvala es más que amigable y correcto, él es cálido. Cuando se le mira, entiendes que él les dedica más tiempo a sus fans que la mayoría de sus colegas. Nunca se cansa de complacer solicitudes de selfies o autógrafos en gorras, libros, playeras y en boletos de admisión. La razón es simple. “Sé exactamente cómo se siente ser un fan”, dice. “Yo también lo fui antes de convertirme en profesional. Seguro, antes de cada prueba necesito tener un tiempo para mí para concentrarme, pero de cualquier manera disfruto estar con los aficionados. El cómo actúo con ellos es en realidad como soy yo”.

Él sabe cuánto les debe. Luego comienza a competir a través de las pocas y estrechas calles de San Marino en el Polo del año pasado, como si la legendaria carrera formara parte de la nueva temporada del WRC. No puede manejar lento y de todos modos no lo haría. Cuando el comisario le da su tarjeta de tiempos al final de la etapa, inmediatamente la examina, pero el espacio para poner el tiempo que acaba de hacer está vacío. Lo mira de nuevo y lo vuelve a hacer. Está un poco molesto. ¿Cómo se supone que va a saber si es más rápido que Kankkunen y compañía? Ahí está de nuevo: ese absoluto deseo por ganar

Volkswagen en el WRC

Volkswagen Motorsport se encuentra compitiendo en su cuarta temporada del World Rally Championship (WRC) en 2016. Habiendo ganado tres veces al hilo el campeonato mundial, el dúo francés de Sébastien Ogier y Julien Ingrassia estará en busca de su cuarto título general dentro de los 14 rallies de la temporada. Volkswagen también inscribió a los equipos de Jari-Matti Latvala/Miikka Anttila y el de Andreas Mikkelsen/Anders Jaeger. En 2014 y 2015, los pilotos de Volkswagen tomaron las tres primeras posiciones generales. En 2015, Volkswagen ganó 12 de los 14 rallies, lo cual es un nuevo récord en el WRC.
La temporada 2016 comenzó como siempre con el Rally Montecarlo (21-24 de enero). Este año se visitará China, donde no se corría un rally del WRC desde 1999. El evento final se celebrará en Australia, del 18 al 21 de noviembre.

»Sé perfectamente cómo se siente ser un fan.«

Jari-Matti Latvala