Volkswagen Magazine

Nos hemos encontrado con este horrible escenario todos los días: estás en tu auto, camino a una importante junta y terminas desesperado tratando de hallar un lugar libre para estacionarte. Qué maravilloso sería que rumbo a tu destino, el auto se conectara con tu smartphone mediante una aplicación y entonces solo lo observaras conducirse por sí mismo hasta ubicar un sitio disponible.

En el futuro este tipo de “valet parking” podría ser algo cotidiano: el proyecto de investigación V-Charge ha demostrado que funciona. V-Charge automatiza las operaciones de estacionamiento y sirve para recargar los vehículos eléctricos. El manejo autónomo ha sido una de las áreas de investigación más importantes para Volkswagen desde 2005 y, al paso de los años, un equipo de la Marca ha trabajado en conjunto con el Instituto Federal de Tecnología en Zurich, Suiza, con Grupo Bosh y las universidades de Braunschweig, Parma y Oxford, desarrollando nuevas tecnologías para estacionamiento.

Experto Volkswagen

Wojciech Derendarz es uno de los investigadores del equipo en el Departamento de Manejo Asistido y Seguridad Integrada del Mobile Life Campus, en Wolfsburg. Como responsable del proyecto, supervisa el desarrollo del V-Charge, coordinando el equipo y el software de prueba.

¿Lo más interesante? El auto prototipo, basado en un Volkswagen E-Golf, no solo puede buscar un espacio para estacionarse dentro de una zona definida o sitios de cobro, también es capaz de localizar una estación gratuita de carga y reabastecerse utilizando Tecnología de Inducción; una vez que terminó de cargar, dejará el espacio listo para que otro vehículo eléctrico realice la misma operación. Los sensores ubicados en el auto y la tecnología de cámaras se aseguran de que el vehículo no colisione con algún otro en el camino.

Así como la búsqueda de espacios para estacionar, ubicar las terminales de recarga amigables y el rescate del valioso tiempo del conductor, el sistema tiene numerosas ventajas. “Hemos logrado poner perfectamente el auto en la estación de carga”, dice Wojciech Derendarz, gerente del proyecto V-Charge en Volkswagen. ¿Cómo ayuda esto al conductor a estacionarse? El vehículo puede operar sin problemas en tránsito mixto, así que el operador no tiene que preocuparse de nada. La precisión del sistema es tal, que cualquier centímetro ayuda a ahorrar espacio. “Vamos a continuar con la investigación del aparcamiento autónomo. Nuestra meta es permitir que las personas utilicen estas funciones para estacionarse normalmente, como en las áreas residenciales, por ejemplo”, dice Derendarz. La dirección totalmente automatizada será posible para 2020, realizando los cambios legales pertinentes.

»Nuestra meta es permitir que las personas utilicen estas funciones para estacionarse normalmente.«

Wojciech Derendarz, gerente del proyecto V-Charge en Volkswagen.

El centro de control

Si el conductor deja su auto afuera de la zona de estacionamiento, lo primero que debe hacer es activar en su smartphone la aplicación V-Charge, para comenzar a utilizar la función de manejo automático, después se ajustará el tiempo de espera para ser recogido en algún punto; si sus planes cambian, también puede ajustar estos datos por medio de la App. Si se trata de un eléctrico que necesita ser recargado, el usuario igualmente puede agregar el rango requerido. El smartphone envía a la estación de carga el número de kilómetros que el vehículo va a necesitar. La aplicación ayuda al automovilista a mantener vigilado todo el proceso hasta que su unidad llega a recogerlo, así cuando él regrese al estacionamiento, encontrará su auto esperándolo en el lugar especificado. Gracias a V-Charge, el conductor nunca necesitará ir hasta el sitio en que aparcó su vehículo.

Mapa digital para una mejor orientación

El control del sistema de estacionamiento, el cual está alojado en un servidor externo, envía un mapa digital al auto. Este plano contiene diferentes marcas –tales como elementos estructurales poco comunes– y muestra la ubicación exacta de todas las líneas y espacios de aparcamiento.
Durante este proceso, el vehículo compara las marcas en el mapa y sus alrededores, y utiliza esos datos para revisar la localización en el estacionamiento. Si es eléctrico, el sistema también informa en dónde se ubican las áreas de recarga. Obstáculos, peatones y otros usuarios de la carretera son detectados por cámaras y sensores ultrasónicos situados en el auto, permitiendo que éste responda adecuadamente.

Cámaras incorporadas y sensores ultrasónicos aseguran que el auto reconozca los alrededores y permanezca en la posición correcta.

12

sensores parecidos a los de los barcos, determinan la distancia que existe entre autos y objetos. Tanto la parte frontal como la trasera cuentan con seis de ellos.

4

cámaras angulares están instaladas en el vehículo: una en cada espejo lateral y dos más en cada logotipo de Volkswagen (frontal y trasero). Con 180 grados de apertura, los lentes de estas cámaras son perfectos para captar los alrededores del auto.

2

cámaras de tercera dimensión funcionan de manera semejante al ojo humano, los dos lentes se sitúan uno junto al otro. La que se ubica detrás del parabrisas tiene un rango de 45 metros, sirve de apoyo en maniobras evasivas y ayuda al auto a mantener la distancia de los objetos que están enfrente. La trasera está detrás del logotipo, tiene un rango superior a los 10 metros y se utiliza durante las maniobras de estacionamiento.

Posición perfecta para la recarga

Cuando el vehículo comienza a enfocarse en un lugar destinado para estacionamiento, utiliza los sensores para revisar el espacio libre. Si es eléctrico, también seleccionará un área equipada con el sistema de carga automática. Una vez que ha corroborado el sitio disponible, el proceso de aparcamiento automático es activado y esto colocará al vehículo perfectamente sobre la estación de recarga (libre de cables) con una precisión milimétrica. La superficie ubicada en el piso se eleva para conocer a su contraparte situada en la plataforma del auto, así el proceso de carga está listo para comenzar: la estación libre de conexiones enlaza la inducción, generando un campo electromagnético por el cual se transfiere electricidad al auto sin necesidad de tocarlo. En V-Charge las bobinas están alineadas en la misma posición, lo cual evita pérdidas de efectividad y energía.

Haciendo espacio después de completar la carga

Una vez que la carga está completa, el vehículo automáticamente dejará libre la estación para que otro pueda utilizarla; posteriormente, encontrará por sí mismo un espacio de estacionamiento normal desplazándose casi en silencio a una velocidad máxima de 10 km/h. La dirección lo acomoda hacia atrás y adelante del camino, usando la información de los sensores y las cámaras. El auto puede responder a objetos en el trayecto (como peatones o vehículos), es por ello que, al conducirse en el pesado tránsito, no tendrá problema. Gracias a imágenes de las cámaras y señales de los sensores ultrasónicos, el estacionamiento no necesita ser seccionado del todo, ni estar equipado con complicados sistemas de GPS.