Volkswagen Magazine

Sport

¡Fiesta al por mayor!

El Rally México no solo es una competencia de clase mundial, también es un excelente pretexto para disfrutar al máximo de todo lo que rodea a este evento y, obviamente, celebrar la victoria de Volkswagen por tercer año consecutivo.

Texto David Sánchez Olmos
Fotografía DSO-Volkswagen Media

Los mexicanos nos pintamos solos para organizar cualquier cosa relacionada con fiesta, pero si la planifica otro la hacemos más divertida aún. La primera semana de marzo de cada año es la fecha en que los entusiastas del deporte motor se dan cita en León, Guanajuato, para gozar al máximo de uno de los eventos automovilísticos más significativos a nivel mundial, el World Rally Championship. Año con año, desde 2004 y exceptuando la edición de 2009, México forma parte del calendario del segundo serial más importante de automovilismo, solamente detrás de la Fórmula 1. Los caminos de Guanajuato y las sierras que rodean tanto a León como a la capital del estado, son el escenario perfecto para observar con lujo de detalle el extraordinario desempeño que tienen tanto las máquinas como sus tripulaciones en busca de la victoria.

Esto hace que sea un buen motivo para organizar todo lo necesario e irse a acampar en medio de la nada esperando el paso de las máquinas, ya sea en familia o con tus mejores amigos, y es un justificado evento para salir de la rutina y saber que regresarás con las pilas bien cargadas. Y es a través de este tipo de competencias donde Volkswagen busca mostrar las virtudes de sus productos, como lo hace de manera exitosa desde hace tres años en que ha dominado casi por completo el WRC. Por cierto, Jari-Matti Latvala y Sébastien Ogier, pilotos de Volkswagen Motorsport, terminaron en los dos primeros lugares de la edición 2016 de este Rally México.

Esa unión especial entre Volkswagen y México hace mucho más gratificante esta victoria en el Rally México.

» GUANAJUATO ES EL ESCENARIO PERFECTO PARA OBSERVAR EL EXTRAORDINARIO DESEMPEÑO TANTO DE LAS MÁQUINAS COMO DE SUS TRIPULACIONES «

¿POR QUÉ ES TAN ESPECIAL?

En esa desesperada búsqueda por la victoria en que se exprime al máximo al auto, también se genera una especie de amorío en el que, por primera vez, ven rodar a estas bellezas en cuatro ruedas. No es únicamente mirarlas pasar, sino saberte en medio de la nada, escuchando el silencio que de repente es golpeado por el ruido de un motor que hace una extraordinaria sinfonía, la cual precede el paso impetuoso de una bestia que come los caminos, da miedo, pone los pelos de punta y sorprende por su enorme capacidad de movilidad en los trayectos difíciles de tierra. Es casi inexplicable ver cómo esa magnífica obra de ingeniería automotriz es controlada y manejada por seres que crees que no son de este mundo, pero después de tratarlos te das cuenta de que son como cualquier turista con el que compartes una cerveza en algún bar de Guanajuato. De ahí nace el amor hacia el rally, de apreciar cómo una curva es tomada como si fuera una recta, de cómo piensas que un auto puede volcar y, de repente, lo ves girar como si se tratara de una escena de película de acción. Es mágico, adictivo, necesario verlo una y otra vez para pensar que quedaremos satisfechos de admirarlos; sin embargo, apenas terminan de pasar, empiezas a extrañarlos y buscas la manera de que el tiempo se vaya volando para observarlos nuevamente en los caminos. Ese amor es único, inexplicable y es por ello que desde que los miras por primera vez, difícilmente dejarás de buscarlos.

Conozcamos a Andreas Mikkelsen y Anders Jaeger

Una promesa del rallismo mundial es el noruego Andreas Mikkelsen, de Volkswagen, quien hace equipo con Anders Jaeger. Con ellos platicamos previo al Rally México.

¿Qué pasa por su mente al caminar en el aeropuerto y saber que vienen a México?
Mikkelsen: “Es grandioso, ya que normalmente corremos en Europa. Así que salir de ahí para ver nuevos países y culturas, además de probar otro tipo de comida, es extraordinario. El rally por sí solo es espectacular y, hablando de la comida, amo los tacos”.
Jaeger: “Estudié en Monterrey hace cinco años, por lo que regresar a México es maravilloso. Disfruté mucho mi tiempo allá conociendo a su gente amable y amistosa. Comí mucha arrachera, es lo que recuerdo”.

¿Piensan que están en el momento adecuado para buscar el campeonato?
Mikkelsen: “Sin duda, puesto que hemos acumulado suficiente experiencia para intentarlo. Siento que el ritmo que tenemos ahora es más natural que antes, cuando nos presionábamos mucho para estar al frente. Con un poco de suerte hacia nuestro lado, pelearemos por el título”.

Este es su primer año como tripulación, ¿cómo está siendo la integración?
Jaeger: “El trabajo dentro del auto va bastante bien y nos estamos entendiendo de igual forma. Nos sentimos listos para pelear por cada segundo en los tramos y lo vamos a hacer”.

Habrá nuevas reglas para 2017, ¿qué esperan de ellas?
Mikkelsen: “Será muy divertido. Primero que nada, tendremos más armadoras compitiendo, lo cual será muy bueno, y también habrá nuevas reglas que harán más espectaculares los autos. Creo que con más aerodinámica y potencia en el motor, estamos yendo en la dirección correcta; me siento ansioso. Aún no he probado el auto 2017, así que no puedo decirte cómo será, pero sí estoy bastante animado por ello. Seguramente tendremos una gran temporada al competir contra Toyota, Citroën y Hyundai. Será bastante interesante”.

¿Cuál ha sido la época del WRC que más les ha gustado?
Mikkelsen: “La época de los autos del Grupo B. Eran increíbles y las reglas ayudaban mucho al espectáculo. Fueron momentos en que el reglamento estuvo más abierto y eso hacía al deporte más popular. Quizá sea bueno mirar un poco ese pedazo de historia”.

» Es casi inexplicable el ver como esa magnífica obra de ingeniería automotriz es controlada y manejada por seres que crees que no son de este mundo «

Miles de aficionados se dan cita en cada una de las etapas para maravillarse con los Polo R WRC.

LO DIFÍCIL SE VE FÁCIL

En esta ocasión, la fecha mexicana del campeonato tuvo algunas modificaciones que lo hicieron todavía más temerario y, por ende, con mayor mérito por ganarlo. De los casi 400 kilómetros por cumplir en 21 etapas cronometradas, una quinta parte de ese kilometraje se realizaría en una sola especial. La etapa llamada “Guanajuato” constó de 80 kilómetros, la más larga incluida en el itinerario de un rally del WRC desde hace 33 años. Esto hacía que no solamente se pusiera a prueba la fortaleza física y mental de la tripulación, sino la potencia de las máquinas. Fueron necesarios casi 49 minutos para recorrer esta etapa, lo cual demuestra la gran condición requerida para soportar un promedio de velocidad cercano a los 100 km/h sobre caminos de terracería. No es difícil entender el porqué la admiración de millones de fanáticos en el mundo por esta especialidad del deporte motor.

LOS HÉROES ANÓNIMOS

Uno pensaría que el crédito del triunfador es únicamente para quienes van dentro del vehículo, pero hay que recordar que existen decenas de personas que se encuentran trabajando alrededor de los pilotos y del auto para alcanzar la victoria. Desde mecánicos hasta el jefe de equipo, pasando por ingenieros y personal del catering, todos conforman una escuadra en la que ganan o pierden todos. No solo los pilotos están laborando al cien por ciento, también los mecánicos, que tienen un tiempo límite para dejar el vehículo en perfectas condiciones, tanto previo como post-salida en los caminos en que se corre el rally. Poseen la capacidad de sustituir una caja de cambios en apenas 12 minutos, o de reemplazar frenos en solo dos minutos. Son los que casi siempre se ubican detrás de las cámaras, los que no dan entrevistas ni autógrafos, pero hacen que los Volkswagen Polo R WRC sean los autos a vencer en los rallies del campeonato mundial.

NUMERALIA

La participación de Volkswagen en el Rally México dejó unos cuantos números interesantes, los cuales te compartimos:

5 KILOS

de pastel para celebrar los 100 rallies de Sébastien Ogier en el WRC.

35 MÁSCARAS

de luchadores se repartieron entre todo el equipo Volkswagen.

+500 AUTÓGRAFOS

Repartió cada piloto de Volkswagen.

150,000 PAPELITOS

volaron en el podio final, en León.

80 toneladas de equipo en los contenedores marítimos de Volkswagen.

7 contenedores marítimos.

12 metros de longitud miden los contenedores.

46,000 kilómetros recorren las herramientas en dichos contenedores.

Más de 300 comidas se sirvieron a todo el equipo Volkswagen.

1,200 selfies se tomaron las edecanes con los fans.

20 uñas perdidas por los nervios del partido Bayern Munich vs. Borussia Dortmund, el cual fue visto por los mecánicos de Volkswagen.

20 botellas de bloqueador FPS 50 se terminaron.

2 polos nuevas para el reportero/fotógrafo de este artículo, luego del baño en el shakedown para la foto del Polo R WRC en un paso de agua.

1 tonelada de fuegos artificiales se usó en la ceremonia de inauguración.

Más de 200 corazones rotos dejó Andreas Mikkelsen en León y sus alrededores.

Innumerables muestras de amor entre Sébastien Ogier y su esposa, Andrea Kaiser.

De oreja a oreja la sonrisa de Jari-Matti Latvala, ganador del Rally México 2016.

Una flotilla de más de 40 autos de la familia Volkswagen para apoyar la organización del Rally México.

Ni un pelo de tonto tiene Ingo Roersch, el calvo jefe de prensa de Volkswagen Motorsport.