Volkswagen Magazine

El faro se ve casi barroco, como si fuera de un auto clásico: ovalado, ancho y bajo. Aun así luce moderno, no es para menos ya que no tiene bulbos, pero en su lugar cuenta con pequeños puntos rectangulares que son la fuente de la luz. ¿Qué será lo que sostiene en sus manos el doctor Gunnar Koether, Director del Departamento de Iluminación y Visión de Volkswagen? “Esto”, comenta, “es el primer faro LED de Volkswagen, construido en 2005”.

Es un artefacto tan histórico como futurista. Histórico porque llegó a nosotros después de años de trabajo con esta tecnología de iluminación. Incluso en ese entonces, era claro para los ingenieros como Koether que el LED (Luz Emitida por Diodos) sería el futuro en la iluminación automotriz. La técnica LED es más eficiente que el halógeno y el xenón, con menos energía obtienes una luz más variable y fácil de diseñar. A diferencia de sus predecesoras, la luz no es emitida por una sola fuente que la direcciona y distribuye con lentes o reflectores.

En su lugar, este faro está compuesto por muchos LED individuales, lo cual abre un amplio abanico de posibilidades de diseño, tales como las singulares tiras de LED en los focos y luces posteriores de algunos autos.
La transición se puede notar en las carreteras –autos con diseños de luz a base de LED son fáciles de identificar–. El primer Volkswagen con este tipo de faros fue XL1, seguido por E-Golf. Actualmente hay muchos modelos Volkswagen que cuentan con esta técnica –desde Tiguan hasta Passat–. “Y no es secreto”, dice Koether, “que muy pronto la ofreceremos en muchas variantes del Golf. Este es uno de los puntos fuertes de Volkswagen: hacemos accesibles las tecnologías más modernas para el público en general”.

Comenzamos con xl1, ahora muchos modelos Volkswagen cuentan con esta Tecnología.

Comparación entre las luces de Passat 1988 y el de 2015.

Visto desde la perspectiva del conductor, el haz de luz de halógeno en Passat B3 construido de 1988 a 1993 emite una luz más plana y estrecha que el haz de luz del LED de Passat B8.

Faro de LED
a detalle

La luz LED es un ejemplo y, por ahora, el punto culminante de la gran evolución suscitada durante las últimas décadas en el campo de las técnicas en iluminación. Después del boom de las lámparas halógenas en los 60, hubo un periodo en el que “se avanzó muy poco”, comenta Koether. Sin embargo, a partir de los 90 el ritmo de innovación se aceleró considerablemente.

 

Todo comenzó con la tecnología de xenón, que proporciona luz gracias al arco voltaico generado entre dos electrodos de tungsteno. Posteriormente se desarrollaron más sistemas, como la iluminación adaptable para curvas que potenció las capacidades de los faros y aumentó la seguridad en el manejo. Volkswagen también desarrolló el sistema de asistencia dinámica de iluminación, el cual debutó en 2010 con Touareg y durante un par de años no tuvo rival.

 

 Esta tecnología permite mantener óptimamente iluminado el camino sin necesidad de realizar algún ajuste. Esto funciona por medio de una cámara situada detrás del parabrisas que detecta la presencia de un vehículo en el carril contrario –al cual se le pueda deslumbrar– atenuando la intensidad de la luz justo en ese sector sin comprometer la visibilidad del conductor, que seguirá viendo el camino perfectamente iluminado.

Comparación entre las luces de Passat 1988 y el de 2015.

Una vista aérea muestra como las áreas adyacentes al camino están mucho mejor iluminadas con la tecnología LED.

Durante la conducción normal, los LED están en posición horizontal, cuando el conductor frena, se colocan en forma vertical.

»Las posibilidades en el desarrollo de faros son mucho más amplias«

Dr. Gunnar Koether

El Asistente Dinámico de Iluminación es un ejemplo de cómo actualmente, una luz es más que un simple faro. Las luces del auto están conectadas en red con otros sistemas, por ejemplo, cuando necesitamos identificar las señales de tránsito, la iluminación se ajusta para leer bien éstas, pero en el futuro la intensidad también podrá controlarse con el objetivo de evitar los destellos de un sistema LED de alta potencia.

Actualmente, los especialistas trabajan en estrecha colaboración no solo con los desarrolladores y programadores de estos sistemas de asistencia, también con los diseñadores. Koether lo explica de la siguiente manera: “Antes teníamos una fuente de luz comúnmente conocida y definida, con eso como base se desarrollaba el faro. Hoy debemos comunicarnos con las otras áreas, porque las posibilidades de diseño son mucho más amplias”.

Los expertos creen que el futuro está en la tecnología LED. “Los LED nos van a tener ocupados durante algunos años: falta mucho para agotar su potencial”, explica el catedrático Cornelius Neumann, Director del Departamento de Luminotécnica del Instituto Tecnológico de Karlsruhe. Cuando Koether habla de las posibilidades de la tecnología LED, menciona aplicaciones concretas: por ejemplo, una luz LED que con algún comando del sistema de navegación proyecte sobre el camino una flecha que indique la dirección de giro o ilumine muy bien los carriles con un pasillo de luz. O una luz totalmente individual, adaptable a las preferencias de cada conductor. “Por supuesto que se deben realizar pruebas para saber si soluciones como las flechas indicadoras de giro o los carriles iluminados molestan o perjudican a otros usuarios en la vía pública”, comenta Koether.

Aunque el LED es la tecnología del momento, expertos e investigadores en iluminación como Koether y Neumann ya trabajan en nuevos avances que la desplazarán o complementarán. Neumann menciona el láser y comenta sus ventajas: “gracias a su gran intensidad y mínima expansión, la luz láser ofrece nuevas posibilidades de diseño”. Esto resultaría especialmente útil para los autos deportivos. Por su parte, Koether piensa en los OLED: los diodos LED orgánicos, de los que Volkswagen ya está desarrollando prototipos, incluso con diodos OLED curvos para una luz interior. Sin duda, las innovaciones en iluminación seguirán avanzando por mucho tiempo.